Skip to content

Nadie le creyó que su tío era Superman hasta que llevó a Henry Cavill a su escuela

Es habitual que desconfiemos de los niños pequeños. Su creatividad es tan enorme que su realidad es muy diferente a la nuestra. Todos hemos presenciado una p3lea entre chicos diciendo que «mi padre levanta más cosas» o «yo salto más lejos» ¡Tú nómbralo! Cuando eres profesor esta tarea se vuelve vital.

Este fue el caso de un pequeño que, por sus repetidas peleas y discusiones con sus compañeros, tuvo que ser citado junto con sus padres ¿La razón? El pequeño argumentaba que su tío era Superman. Por supuesto los profesores querían que le pusieran un alto al comportamiento del menor, pero no tenían ni la menor idea de la sorpresa que venía.

Fue el mismo actor quien relató esto en el programa «Kelly and Ryan Live». Cuenta que tuvo que ir acompañando a su sobrino pues le habían llamado mentiroso y esto le molestó a Cavill, por lo que decidió ir personalmente a aclarar el embrollo a su escuela. La fotografía donde se ve que acompaña a su pequeño sobrino se volvió viral tras este relato.

Cuenta que el chico Thomas le contó que en la escuela se reían de él porque nadie creía que Superman era su tío. Lo que empezó sólo como una molestia entre niños, de manera rápida escaló a los profesores, quienes creyeron que tenía que ver con una mentira inocente del pequeño Thomas que necesitaba ser detenida. Para los maestros esto era de cierta preocupación pues, pareciera que el niño estaba creyendo en la existencia de personajes ficticios.

Primero pidieron a la madre que le aclarara al pequeño que estos personajes no existen. La madre no pudo contener un poco la risa al recibir este pedido de parte de los profesorespor lo cual instó a Henry para aclarar todo. Cuando el actor supo de todo esta situación se dirigió en ese mismo momento a la institución y acompañó a Thomas para ingresar a la oficina del director.

El actor recuerda este incidente con cariño y sugiere que jamás desestimemos lo que los pequeños dicen. Probablemente suene mentira lo que nos cuentan, pero los niños rara vez mienten en cosas que conciernen a su familia.