Saltar al contenido

Una pediatra llora por los niños que parten al cielo sin poder ver a sus padres – «Duele mucho»

Cinara Carneiro es una pediatra brasileña que trabaja en el Hospital de Niños Albert Sabin en la región de Fortaleza de Ceará.

Antes de comenzar su turno de 12 horas, se para frente al lavabo del hospital, respira hondo y medita durante unos minutos antes de ponerse su equipo de protección, guantes, gorro, máscara y vestido.

La pediatra trabaja en la unidad de cuidados intensivos, donde se encuentra con bebés, niños y adolescentes que luchan por sus vidas y no pueden reunirse con sus padres porque no hay ropa protectora disponible.

“En nuestra unidad no permitimos la presencia de familiares, como se había hecho anteriormente, por el riesgo de contaminación, porque no tenemos suficiente equipo de protección para poner a disposición de los padres”, dijo Cinara Carneiro.

Cinara intenta animar a todos los pequeños a mantenerse fuertes, pero su máscara le impide sonreír. Trate de comunicarse con ellos a través de sus manos, ojos, voz y gestos.

Lidiar con tantas restricciones con estos seres vulnerables sigue causando dolor a los médicos que tratan a niños con coronavirus.

Sobre todo en el caso de una zona tan grave como la zona de cuidados intensivos, donde suelen llegar inconscientes y deben ser intubados.

Sin embargo, el momento más devastador para estos médicos es cuando el organismo del pequeño ya no puede resistir y después de la intubación pierden la vida sin poder ver primero a sus padres.

Los casos agudos de niños enfermos con coronavirus son mucho más bajos que los adultos, según Cinara, y la mayoría de ellos pueden recuperarse al ingresar a una unidad de cuidados intensivos.

Sin embargo, cuando tienen una enfermedad crónica se vuelven más vulnerables y el riesgo de perderlos aumenta drásticamente.

La doctora ha tenido que informar a muchos padres sobre el triste fallecimiento de sus pequeños, todo a través de una fría llamada que los deja sin habla y sin ganas de seguir adelante.