Skip to content

Síndrome del torniquete: riesgo de amput4ción de los dedos del bebé

¿Sueles revisarle los deditos a tu bebé? Si aún no lo haces, te decimos por qué podría estar en peligro de padecer el síndrome del torniquete.

El síndrome del torniquete del dedo del pie, también llamado síndrome del torniquete del hilo del cabello. es una situación rara y rara vez mal diagnosticada causada por cabello o fibras envueltas alrededor de los dedos (dedos de manos y pies).

Un hilo, un pelo o una pelusa pueden estar estrangulando uno o varios dedos de los bebés sin que los padres se den cuenta. El riesgo de amputación es latente. Los más afectados son los lactantes y la edad pico de presencia del HTTS es a los cuatro meses de edad y es más común en los varones ”.

El síndrome del torniquete es  “ producido por pelo de la gente que rodea al bebé (el cabello cano o rubio es más difícil de ver) , así como hilos que pueden estar en los calcetines o cobijas; y en las pelusas de la ropa, muñecos de peluche y otros accesorios de los bebés ”.

Se recomienda que a fin de evitar el síndrome del torniquete:

1.Se revisen los dedos de los niños,  especialmente de los pies . Y si está rojo o inflamado, hay que acudir de inmediato con el pediatra.

2.Hay que quitar toda la pelusa y pelos de mascota de la ropa del bebé. Especialmente después de lavarla.

3.Checar que  los calcetines no contengan hilos  y si es el caso hay que cortarlos.

4.Durante el baño hay que limpiar cada dedo y cuando se le ponga, también se revise que los dedos estén íntegros.

5.No hay que envolver al lactante con prendas que desprendan fácilmente hilos o pelusas.

Inflamación y riesgo de una amputación

Hay que revisar los dedos; en caso de encontrar algo es necesario llevarlo al pediatra pues la obstrucción afecta el sistema circulatorio y depende de la profundidad y del tiempo.

En casos muy severos del síndrome del torniquete, la lesión es tan grave que la amputación parece inminente. En otros casos “l as infecciones se hacen presente; especialmente porque los adultos consideran que el llanto es común en los lactantes. En algunos casos únicamente se corta el pelo o hilo, pero en otras ocasiones se tiene que revisar que la obstrucción no haya sido tan severa que se tenga brindar tratamiento para la circulación sanguínea retorne ”.